fbpx

El aburrimiento en niños con TDAH

  • Jueves, 27 de mayo de 2021

Hoy les quiero hablar acerca del aburrimiento, pero no de cómo combatirlo sino de los múltiples beneficios que tiene para nuestra vida y la de nuestros hijos.

Es recurrente en las consultas que los padres me comenten muy preocupados sobre cómo poder ocupar el día de sus chicos de la manera más productiva posible. Sin embargo, siempre les comento que aburrirse no es perder el tiempo, como la sociedad lo hace creer, ni es estar en un estado interno desagradable. La cultura en la que vivimos nos presiona a estar ocupados todo el tiempo, y que si no lo estamos, en realidad no estamos siendo productivos ni aprovechando nuestra vida.

Si bien esto es parcialmente cierto, pienso firmemente que hay un aspecto del no hacer nada y de aburrirse que es muy positivo. Hoy en día vivimos en una sociedad que quiere todo de manera inmediata, y que no da lugar a aburrirse. Sin embargo, una persona aburrida que está sin hacer nada lo que en realidad está haciendo es no recibir estímulos del entorno que le resulten desafiantes y su cerebro está en un estado diferente donde se activa lo que se denomina una red por defecto.

¿Qué significa esto?
Una red por defecto es el funcionamiento del cerebro en un estado basal. El cerebro siempre está en actividad, aunque pensemos que no estamos pensando en nada. Lo curioso es que esta red por defecto, también se activa en los procesos de la creatividad. Es decir, cuando estamos aburridos y cuando estamos creativos, se activa la misma red neural.

Las mejores ideas y soluciones de músicos, escritores, científicos, entre otros, a lo largo de la historia, surgieron en un estado de reposo y de tranquilidad del cerebro. Es cierto que un cerebro permanentemente bombardeado por estímulos es un cerebro entretenido, pero también puede estar siendo atontado ya que se le impide poder reflexionar y llegar al estado que llamamos introspección, que nos permite conectar con nosotros mismos, pensar, reflexionar y meditar.

Esto es lo que debemos enseñarle a los niños: que aburrirse puede ser bueno para conocerse y reflexionar, y que los padres no siempre deben ser animadores de sus hijos.

Circunstancias en las que el aburrimiento es algo negativo
Los padres y maestros pueden observar en niños con TDAH que todas aquellas situaciones que no los motivan o generan placer inmediato, son motivo de inatención permanente y desconexión.

Este es uno de los primeros indicadores que se observan en niños que pueden tener TDAH, pero, a su vez, también son indicadores que se observan en el colegio en niños que tienen Altas Capacidades Intelectuales. La forma en que se presentan en ambos casos es similar, pero el origen es sumamente diferente.

Este último tipo de aburrimiento es un aburrimiento que no está bien conducido y no es productivo, sino que es el resultado de un escaso desafío pedagógico que lleva a los niños a desconectarse con la realidad y que puede generar trastornos del comportamiento.

Como padres y educadores, debemos llevar y orientar a los niños a que el aburrimiento es parte de la vida cotidiana y que la vida no es estar todo el tiempo divertidos, ocupados o preocupados por situaciones pendientes.

Te invito a conocer más profundamente este tema en el video a continuación: