¿La Maternidad cambia el cerebro de las madres?

  • Domingo, 13 de mayo de 2018

En este Día de la Madre, FELIZ DÍA PARA TOOOODAS!!

Sin embargo, como no puedo con la condición, además de saludarlas, se me ocurrió un tema, que pienso que es interesante: ¿Ser madre cambia al cerebro? En particular, ¿se producen cambios sustanciales durante el embarazo?

Desde el momento en que un embrión en desarrollo se implanta en el útero, el cuerpo de una mujer comienza a experimentar una serie de cambios. Algunos son inmediatamente evidentes para la futura madre: un vientre en crecimiento, fatiga, cambios de humor y náuseas matutinas, entre otros. Lo que puede no ser tan obvio son los cambios que suceden en su cerebro.

“Hay una gran cantidad de adaptaciones que el cuerpo de una mujer tiene que atravesar para permitir que ese feto crezca”, dice Liisa Galea, neurocientífica de la Universidad de Columbia Británica. Galea y otros investigadores están empezando a comprender que esas adaptaciones incluyen cambios en la estructura y función del cerebro de la mujer.

En 2016, un equipo de investigadores de los Países Bajos y España utilizando resonancia magnética (MRI) para estudiar para saber qué sucede dentro del cerebro materno durante el embarazo. Comparando imágenes de MRI tomadas antes de que las mujeres quedaran embarazadas con imágenes tomadas después de haber dado a luz, los investigadores encontraron que el embarazo reduce la materia gris del cerebro, ese tejido que contiene los cuerpos celulares y las sinapsis de las células nerviosas. Además, la pérdida de volumen persistió durante al menos dos años después del parto.

Si bien la pérdida de materia gris puede parecer perjudicial, el efecto puede ser todo lo contrario. “Todo el mundo siempre piensa en la pérdida de volumen como algo negativo, como una pérdida de función”, dice Elseline Hoekzema, neurocientífica de la Universidad de Leiden en Holanda y autora principal del estudio. Pero la pérdida de volumen también puede representar un “ajuste de las conexiones”. Ella compara el cambio con lo que sucede en el cerebro adolescente cuando un torrente de hormonas desencadena la poda generalizada de las sinapsis, que son las conexiones entre las células nerviosas. Esto hace que los circuitos cerebrales sean más eficientes y económicos. Hoekzema señala, sin embargo, que no podían decir con certeza si la poda sináptica o algún otro mecanismo, como la pérdida de neuronas o células gliales (otro tipo de células del Sistema Nervioso, diferentes a las neuronas), estaba detrás de la reducción de la materia gris en las mujeres embarazadas.

(Ver imagen) Como se dijo, el embarazo reduce la materia gris del cerebro y las sinapsis de las células nerviosas. Las áreas que se contraen más (resaltadas en amarillo) juegan un papel importante en la cognición social y las conductas de cuidado. Los investigadores creen que esta contracción indica un “ajuste fino” de las conexiones de las células nerviosas.
(Imagen cortesía, con permiso: Elseline Hoekzema)

Las áreas del cerebro que se encogieron más fueron aquellas involucradas en la cognición social, la capacidad de descubrir lo que otra persona está pensando y sintiendo. Cuando a una nueva madre se le mostró una imagen de su bebé, estas áreas del cerebro se iluminaron con actividad. Una mejor cognición social podría ayudar a una madre a cuidar a su bebé, lo que le permite decodificar los diversos alborotos y gritos del niño y descubrir qué necesita, dice Hoekzema.
Las mejoras en la cognición social pueden tener un costo. Mientras que los estudios que analizan los cambios cognitivos durante el embarazo y el posparto han producido resultados mixtos, muchas mujeres informan que tienen problemas de memoria, un fenómeno denominado “cerebro del embarazo”. La memoria espacial, por ejemplo, puede sufrir retraso en el embarazo porque no es crítica para la supervivencia de las crías durante ese tiempo En cambio, el cuerpo redirige la energía y los recursos al cuidado del bebé, dice Galea.
Las hormonas como el estrógeno, la progesterona y otras más probablemente impulsen los cambios en la estructura y el funcionamiento del cerebro durante el embarazo. Las hormonas pueden ejercer una poderosa influencia sobre las células cerebrales, y ningún momento en la vida de una persona produce fluctuaciones más extremas de hormonas que el embarazo. Sin embargo, los investigadores han descuidado en gran medida la forma en que el embarazo y sus elevaciones hormonales conforman el cerebro: en el último siglo, solo se han realizado unas pocas docenas de estudios sobre el impacto del embarazo en el cerebro de las mujeres.
“Hay muy poca investigación sobre esto”, dice Galea. “Es una experiencia significativa en la vida de una mujer que necesitamos estudiar más”.

Referencias:
Barha CK and Galea LAM. The maternal ‘baby brain’ revisited. Nature Neuroscience. 20(2): 134-135 (2017).
Henry JF and Sherwin BB. Hormones and Cognitive Functioning During Late Pregnancy and Postpartum: A Longitudinal Study. Behavioral Neuroscience. 126(1): 73-85 (2017).
Hoekzema E, Barba-Müller E, Pozzobon C, Picado M, Lucco F, et al. Pregnancy leads to long-lasting changes in human brain structure. Nature Neuroscience. 20(2): 287-296 (2017).
Oatridge A, Holdcroft A, Saeed N, Hajnal JV, Puri BK, et al. Change in Brain Size During and After Pregnancy: Study in Health Women and Women With Preeclampsia. American Journal of Neuroradiology. 23(1): 19-26 (2002).